Posts Tagged ‘ arritmia ’

MAGNESIO Y ARRITMIA

Martes, septiembre 2nd, 2014

autorcarolyn-01

 

 

 

 

   Carolyn Dean

   M.D., N.D.

 

 

 

 

 

Existen tres hechos que todos deberíamos saber:

  1. El magnesio previene los espasmos musculares de los vasos sanguíneos del corazón, que pueden inducir a un ataque al corazón.
  2. El magnesio previene los espasmos musculares de los vasos sanguíneos periféricos, que pueden producir la presión alta.
  3. El magnesio previene la acumulación de calcio en las plaquetas de colesterol de las arterias, lo que lleva a la obstrucción de las arterias.

La habilidad del magnesio para neutralizar los efectos dañinos al corazón de las catecolaminas (los productos inducidos por el estrés, la adrenalina y el cortisol) es el milagro que puede prevenir los efectos colaterales de un ataque agudo al corazón, tal como la arritmia. La deficiencia de magnesio contribuye a los ritmos cardíacos anormales, posiblemente porque el magnesio es responsable del mantenimiento de concentraciones normales de potasio y sodio dentro de las células musculares del corazón.

 

Un equilibrio de potasio, sodio, calcio, y magnesio, permite la contracción normal del músculo cardiaco y mantiene la palpitación normal. Un marcapaso central dentro del músculo cardiaco crea una acción normal de bombeo que viaja a través del corazón. La arritmia cardiaca ocurre cuando otras áreas menos adecuadas del corazón son forzadas a asumir el rol del marcapaso central cuando éste se daña o se irrita por falta de oxígeno debido a vasos sanguíneos bloqueados, entre cuyas causas se encuentran el uso de fármacos (incluyendo el café), desequilibrio hormonal, o deficiencia de magnesio. Estos nuevos marcapasos son más sensibles a la deficiencia de magnesio, por lo cual responden a la terapia de magnesio, la cual se ha empleado de manera exitosa por más de sesenta años.

 

Según numerosos estudios, el magnesio también es un tratamiento eficaz para las arritmias ventriculares, la insuficiencia cardiaca congestiva (trastorno que debilita el corazón, por lo cual éste no puede vaciarse después de cada palpitación), y antes y después de una operación al corazón, incluyendo el injerto de bypass coronario. Los estudios mencionados indican que la frecuencia de las arritmias ventriculares se reduce mediante la administración de magnesio endovenoso, y respaldan la administración rápida de dosis altas de magnesio endovenoso al inicio de un infarto al miocardio.

Durante las de emergencias, las arritmias son uno de los casos más comunes, y una de las complicaciones más frecuentes postoperatorias en pacientes de cirugía del corazón; entre el 35% y 50 % son causa de morbilidad. Las arritmias pueden estar relacionadas al reflejo de un trastorno hemodinámico grave en especial las arritmias ventriculares cuyo tratamiento debe ser tan importante como el tratamiento del trastorno del ritmo cardiaco.

El corazón funciona como una gran bomba, con dos cavidades huecas formadas por un músculo de movimiento involuntario. La contracción de dicho músculo hace que se bombee la sangre. Este bombeo debe ser constante y continuo. Si por alguna razón se ve obstruido, el corazón no lleva la sangre a los tejidos del cuerpo para un funcionamiento correcto. La arritmia es una de las anomalías que se presenta en estos casos.

Las cavidades huecas son las cámaras del corazón, la aurícula derecha, posee las células llamadas el nódulo sinusal,el cual es un verdadero marcapasos que produce impulsos eléctricos que hacen que el músculo del corazón se contraiga y se relaje con cada ciclo cardíaco. Este ritmo cardíaco determina dichos impulsos eléctricos entre 60 a 100 latidos por minuto en situación de descanso y hasta más de 200 latidos por minuto cuando se hace ejercicio.

Cuando la generación y conducción de los impulsos eléctricos no es regular, se producen las arritmias, que pueden variar desde ritmos demasiados rápidos, Taquicardia, a demasiado lentos, Bradicardia.

La taquicardia se produce cuando el ritmo no se encuentra en el rango de los 60-100 latidos por minuto, excediendo los 100 latidos por minuto; y la bradicardia si el ritmo es menor que 60 latidos por minuto. Aun así existen situaciones que pueden llevarnos a alcanzar ese ritmo de latidos como son el hacer deporte, que aumenta los latidos, e inclusive en la disminución de los latidos en corredores de grandes distancias cuando están en reposo.

También existe la posibilidad de que el nódulo sinusal por alguna razón no envía más impulsos, y el nódulo auriculoventricular puede empezar a dirigir el corazón estableciendo una arritmia llamada ritmo nodal.

Sin embargo, no todas las arritmias requieren tratamiento rutinario. El tratamiento se justifica cuando los síntomas son motivo de molestia en el desenvolvimiento normal de la vida del paciente, o cuando las arritmias ventriculares son complejas.

Es normal que los latidos aumenten mientras se realiza algún ejercicio, un sobreesfuerzo, o estamos sometidos a alguna presión emocional tal como el miedo o la angustia. También existen otras causas como el consumo de tabaco, alcohol u otras sustancias, o incluso una infección, una indigestión o una reacción alérgica a ciertos alimentos que pueden establecer un ritmo cardiaco inusual.

Los latidos del corazón pueden ser regulares o irregulares, y se pueden sentir con relativa frecuencia. Si éstos se repiten con mucha frecuencia o van acompañados de síntomas como mareos, dolor en el pecho, dificultad en la respiración, sudoración fría y se prolongan durante más de una hora, es necesario una evaluación médica debido a que estos síntomas se relacionan con problemas cardíacos, de tensión o de que la glándula tiroides no funcione correctamente. Estas palpitaciones o arritmias son señales de que existe un desorden del ritmo cardiaco cuando el corazón se contrae ineficientemente.

 

48

 

Sintomatología

Existen diversidad de síntomas y consecuencias según sea el origen.
Los síntomas más comunes son:

  • Palpitaciones: Sensación de golpeteo en el pecho o el cuello.
  • Síncopes: Pérdida momentánea del conocimiento sin secuelas posteriores.
  • Angina de pecho: Dolor en el pecho por la falta de oxígeno al corazón.
  • Ansiedad

Las consecuencias pueden ser:

  • Muerte: Por la ineficiencia del corazón para bombear la sangre.
  • Embolias: Formación de trombos en partes inactivas del corazón y al desprenderse afectan a otros órganos
  • Infarto de miocardio: Por aumentar el consumo de oxígeno (algunas).
  • Traumatismos: Como consecuencia de los síncopes

Las arritmias impiden  la correcta expulsión de sangre por el corazón al hacer que este lata desorganizadamente o muy rápido.

Cuando una persona joven o de edad avanzada muere repentinamente y la autopsia no revela un ataque al corazón, los médicos generalmente sospechan de una arritmia fatal como causa de la muerte. Es aquí cuando el magnesio cumple un papel fundamental, ya que actúa para mantener un ritmo armonioso del corazón, tanto directamente, como a través de sus efectos en el potasio y en el calcio.

 

La deficiencia de magnesio origina una acumulación del calcio celular, y la pérdida del potasio celular da origen a las arritmias, incluyendo extrasístoles (latidos prematuros), taquicardia (aceleración del ritmo cardiaco), y a la fibrilación (un índice de latidos tan rápido que el corazón tiembla o vibra caóticamente, en vez de empujar sangre hacia adelante con latidos normalmente espaciados y efectivos).

 

Cuando las arritmias producidas por un nivel bajo de magnesio pueden dañar o causar una muerte cardiaca repentina, en combinación con deficiencia de potasio, es porque se produce un cambio en la actividad eléctrica que gobierna la función del corazón, que representa la duración del impulso eléctrico que causa la contracción del ventrículo izquierdo, la principal cámara de bombeo del corazón.

 

En personas que sufren de un tipo de arritmia mortal llamada torsade de points, se puede apreciar en sus electrocardiogramas (ECG) un intervalo QT anormalmente largo, condición que tiene respuestas efectivas al tratarse con infusiones de magnesio

 

Se ha demostrado que al aumentar el nivel de magnesio en sangre (a través de vía intravenosa), las arritmias tienden a disminuir, aumentando a su vez la retención de potasio del cuerpo para corregir niveles bajos y bloqueando el desplazamiento del calcio dentro de las células musculares. El magnesio realiza todo esto al mismo tiempo.

 

Ingerir magnesio oralmente representa una prevención y mejora comprobada para la salud cardiaca, lo que ayudará a prevenir las arritmias en primer lugar.

 

Por otro lado, la deficiencia de magnesio es la clave para encontrar la respuesta al enigma de la muerte súbita en individuos aparentemente sanos, personas jóvenes, deportistas y atletas, en cuyas autopsias se observan arterias coronarias normales y desbloqueadas.

 

49

 

El magnesio es uno de los elementos de mayor importancia dentro de la célula e interviene en procesos bioquímicos básicos como regulador de la estructura del ribosoma, que son pequeñas formaciones de la célula, en el transporte de la membrana celular, la síntesis de proteínas y de ácidos nucleicos; la generación y transmisión de los impulsos nerviosos, la contracción muscular y cardiaca, así como en la fosforilación oxidativa, que es la etapa más eficiente en la producción de energía en las células.

La cantidad de magnesio que podemos obtener de los vegetales no es suficiente debido a que la industria agrícola intensiva, en la actualidad no contiene los nutrientes necesarios en los suelos, ni se respeta los ciclos de cultivo natural de cada ecosistema. Por ello encontramos deficiencia de magnesio en la población actual.

En los últimos 50 años el consumo mundial de magnesio ha bajado y el de calcio ha aumentado debido al uso masivo de fertilizantes en los suelos con alto contenido en potasio y calcio, ambos sin magnesio, al mismo tiempo la hipertensión arterial, los infartos al corazón, los derrames cerebrales, la diabetes, la osteoporosis, el envejecimiento acelerado, la ansiedad, la depresión son algunas de las principales manifestaciones de esta deficiencia nutricional.

El magnesio bloquea la captación del calcio y actúa como un potente vasodilatador y mantiene el balance de los mecanismos que permiten la coagulación aumentando la oxigenación en el corazón y mejorando la contracción del músculo del corazón.

Los exámenes en personas que han fallecido por ataques cardiacos muestran bajos niveles de magnesio en el músculo cardiaco, mientras que los pacientes con enfermedad coronaria tratados con grandes dosis de magnesio tienen una mejor sobre tasa de vida que aquellos que son sometidos al tratamiento convencional.

Un porcentaje significativo de personas sufren de prolapso de la válvula mitral, que es un descenso en la eficiencia de esta válvula para ejecutar su labor con el corazón. Esto está asociado a las arritmias, y en general a un músculo cardiaco hipersensible. Los estudios demuestran que más del 60% de estas personas tiene deficiencia de magnesio, y los síntomas pueden ser prevenidos por la administración de este elemento.

Los países que poseen una relación de alto consumo de calcio y bajo consumo de magnesio, como es el caso de Australia, presentan un mayor índice de enfermedades cardiovasculares.

Es necesario saber que algunos medicamentos para regular la arritmia, cardiacos y diuréticos, aumentan la excreción urinaria del magnesio y contribuyen a la deficiencia del mismo.

El magnesio es el agente anti arrítmico más importante para tratar la toxicidad de la medicación, a la vez que contribuye a tratar la taquicardia atrial y ventricular cuando es aplicado por vía intravenosa en estados de emergencia.

En un estudio doble ciego se investigó el efecto de un suplemento de magnesio oral en episodios de arritmia en personas con insuficiencia cardiaca congestiva. Quienes tomaron 3.2 gramos al día de cloruro de magnesio (el equivalente a 384 mg de magnesio elemental al día) tuvieron entre 23% y 52% menos episodios de tipos específicos de arritmias durante las seis semanas que duró el estudio, en comparación con quienes tomaron placebo. Las concentraciones más bajas de magnesio en sangre se relacionaron con una incidencia más elevada de arritmia en un amplio estudio de población.