Artículos

estimulacion

ESTIMULACIÓN MAGNÉTICA TRANSCRANEAL

La revista Bien de Salud tuvo el agrado de conversar con el Dr. Michael Kabar, director general del Instituto de Neuroestimulación de Lima (INEL). Se trata del primer y único médico que ofrece el tratamiento de Estimulación Magnética Transcraneal en el Perú.

Licenciado para el ejercicio de la medicina en el Estado de California, diplomado por la American Board of Psychiatry and Neurology, experto en psicofarmacología, el Dr. Kabar ha ejercido la especialidad de psiquiatría por más de 20 años en los Estados Unidos. Además, actualmente es profesor de la Universidad Peruana Cayetano Heredia.

 

Para conocer un poco más sobre esta innovadora técnica, presentamos a continuación la entrevista al Dr. Kabar.

REVISTA BIEN DE SALUD: Para introducirnos un poco a este tipo de terapia – ¿Puede explicarnos cómo funciona la terapia magnética transcraneal y cómo ha mejorado la salud de los pacientes?

DR. MICHAEL KABAR: La Terapia Magnética Transcraneal es el método principal de lo que llamamos neuroestimulación. Ha sido aprobado por la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos en el año 2008, gracias a que se ha demostrado la eficacia y seguridad de los métodos que aplica.

Es un procedimiento no invasivo que se utiliza para diversos trastornos neuropsiquiátricos. Inicialmente la terapia fue aprobada para el tratamiento de la depresión mayor, pero sus usos para tratar otras patologías se expanden a diario.

Hay tres grupos de pacientes que acuden a la terapia. El primer grupo corresponde a los que llamamos refractarios, es decir que no responden a los tratamientos más convencionales y comunes, principalmente fármacos y psicoterapia.

El segundo grupo es el de los pacientes que no toleran los efectos secundarios de la medicación.

El tercero lo conforman aquellos pacientes que no desean o no pueden tomar fármacos debido a problemas médicos, hepáticos o renales. En este grupo se incluyen las mujeres que están dando de lactar.

La terapia magnética transcraneal cubre las necesidades de un tratamiento saludable para aquellos que no responden a las prácticas convencionales o desean eludir cualquier efecto secundario de los medicamentos.

Para muchas personas esta terapia se emplea como monoterapia, es decir, terapia alternativa a la tradicional. Algunos también la utilizan como terapia complementaria para optimizar la respuesta a otros métodos.

RBDS: De acuerdo a su apreciación personal de los métodos empleados – ¿Cuál es la rama de estudio teórica que más le ha sido útil durante los procesos de la terapia transcraneal?

Dr. M. K.: Bueno, mayormente un buen entendimiento del marco teórico de la neuroplasticidad sirve para la aplicación de la terapia magnética. En el año 2000, el neurocientífico Eric Kandel ganó el Premio Nobel por demostrar la neuroplasticidad del cerebro.

Anteriormente se pensaba que las neuronas se degeneraban y morían inexorablemente. Ahora se sabe que el método más eficiente para estimular la plasticidad del cerebro es la neuroestimulación. En este caso, el método de estimulación magnética transcraneal que es el que yo manejo.

Entonces sabemos que la terapia estimula la sinaptogénesis que evita que se produzca el deterioro de las neuronas y los circuitos neuronales. Por lo tanto, el funcionamiento

global cerebral mejora al estimular circuitos neuronales específicos y regionales de acuerdo al área que se desee estimular.

El fundamento teórico básico se apoya en el hecho de que se puede prevenir el deterioro neuronal por medio de la estimulación magnética.

RBDS: De acuerdo a su contribución – Sabemos que tanto en la neurofisiología clínica como en el ámbito terapéutico la estimulación magnética es de gran utilidad. De acuerdo a su experiencia, ¿qué etapa o mecanismo del proceso considera que requiere mayor reforzamiento en la actualidad?

Dr. M. K.: Yo he tratado aproximadamente 200 pacientes desde que empecé a ofrecer este servicio.

Los parámetros y los protocolos, a su vez, se han venido optimizando. Esta tecnología se ha venido utilizando desde el año 1985, pero no fue hasta 1996 que se formalizó a nivel nacional en Estados Unidos. Un consenso internacional estableció la manera en que este método podía utilizarse de manera eficaz y segura.

El uso de la terapia magnética creció exponencialmente en los últimos años y ha renovado la psiquiatría y la biología desde que la FDA lo aprobó en 2008.

Desde entonces, el número de pacientes tratados con este método se ha incrementado. Por lo tanto, con la experiencia ganada, los parámetros y protocolos de estimulación se han ido optimizando. Las tasas de mejoría y remisión se han mostrado más favorables cada año dado que conocemos mejor el método de tratamiento.

La tendencia es acortar la duración del tratamiento y reducirlo lo más posible, así como garantizar que los efectos sean más duraderos.

Por ello, uno de mis principales enfoques es el desarrollo de una estrategia de prevención de recaídas. De esta manera, los pacientes pueden evolucionar favorablemente y desenvolverse con normalidad sin episodios que les provoquen malestares emocionales o conductuales.

(La estrategia de prevención puede incluir fármacos en la menor medida posible, psicoterapia, suplementos para asistir en efectos neuroprotectores, práctica de yoga, meditación y técnicas de respiración).

RBDS: ¿En qué sentido las prácticas y resultados de la terapia magnética han contribuido al desarrollo de la neurofarmacología en los últimos años?

Dr. M. K.: La neurofarmacología y este tipo de terapia magnética son definitivamente complementarios. Debido a los factores individuales del paciente, es más seguro el uso de la terapia magnética transcraneal con el suministro de fármacos. Sin embargo, el empleo de estos medicamentos debe aplicarse de manera juiciosa y responder a una dosis mínima de gran efectividad.

Además, por la evolución de la terapia de estimulación magnética y su contribución al estudio del cerebro en los últimos años, se pueden producir drogas más efectivas para el tratamiento de enfermedades específicas.

RBDS: ¿Cree que sería posible que la terapia magnética consiga desplazar a los medicamentos que, por
lo general, producen
efectos colaterales?

Dr. M. K.: Uno de los avances con este método es desarrollar protocolos de mantenimiento, sesiones de refuerzo.

Antes no se priorizaba esto, pues los costos eran relativamente altos. Entonces se trataba

de alcanzar resultados efectivos en un rango de 25 a 30 sesiones para después continuar con estrategias de mantenimiento.

Sin embargo, a medida que el uso se ha masificado mundialmente los costos se han abaratado. La tendencia actual es desarrollar protocolos para realizar sesiones de refuerzo y prescindir de los fármacos.

Esto quiere decir que, una vez que el paciente complete sus 25 sesiones iniciales, pueden hacerse sesiones adicionales cada tres o seis meses, incluso cada año. Esto se realiza para mantener respuestas exitosas en los pacientes. Sin embargo, aún no existen protocolos sobre la mejor manera de conducir estas sesiones adicionales. Pero se espera que se establezcan dentro de poco tiempo.

RBDS: De acuerdo a los métodos aplicados para la terapia – En su experiencia, ¿cuán efectiva es la inducción electromagnética?

Dr. M. K.: El principio básico de este método es la ley de Faraday. Esta ley ha demostrado que, al aplicar un campo magnético sobre un área eléctrica, se producen cambios en la electricidad del cerebro. Ese es el mecanismo de acción.

Entonces, al inducir un campo magnético de alta intensidad, este equipo tiene una potencia de 24 teslas, cercano a una resonancia magnética, y se enfoca en áreas específicas del cerebro que sabemos están disfuncionales. Esto se determina de acuerdo a la patología individual de cada paciente.

Por ejemplo, para la depresión se aplica este pulso magnético en la zona del cerebro que llamamos corteza prefrontal dorsolateral.

El cerebro es un órgano eléctrico. Al inducir este campo magnético se producen cambios en la electricidad cerebral que, a su vez, producen cambios químicos. A esto le llamamos cambios electro-químicos. Estos últimos incluyen alteraciones sobre los niveles de neurotransmisores como la dopamina y serotonina, entre otros. Y así aumentan los niveles y producen además otros cambios electroquímicos que conducen a la reducción y eliminación de los síntomas psiquiátricos.

RBDS: ¿A quiénes recomendaría especialmente acudir a la terapia magnética transcraneal?

Dr. M. K.: La mayor experiencia en el tratamiento es con la depresión. Sin embargo, también se ha mostrado eficacia a nivel internacional para el tratamiento de las alucinaciones auditivas de la esquizofrenia, los síntomas negativos de la esquizofrenia (no hay cura para esta enfermedad pero pueden tratarse sus malestares), los trastornos obsesivos compulsivos, el espectro autista y el síndrome de Asperger, trastorno de déficit de atención e hiperactividad, y otros síntomas de ansiedad como el estrés postraumático. También es un efectivo tratamiento para las adicciones. En este campo tenemos un gran potencial sobre la adicción al tabaco y al alcohol.

Los estudios apoyan esto y en la actualidad se están desarrollando investigaciones muy alentadoras para el tratamiento de la adicción a la cocaína.

En el campo de la neurología se ha comenzado a utilizar para tratar los efectos del párkinson, para enfermedades degenerativas del sistema nervioso central, fibromialgia, dolor neuropático, para tratar secuelas de accidentes neurovasculares y ayudar al proceso de rehabilitación, distonías, epilepsias y tics, entre otros.

RBDS: ¿Cuántas sesiones son necesarias por lo general para alcanzar un resultado óptimo? ¿Es costosa la terapia o se encuentra al alcance la mayoría de la población?

Dr. M. K.: No es una consideración mía en realidad, pues esto se basa en protocolos internacionales.

Estos protocolos recomiendan de 25 a 30 sesiones. Sin embargo, la tendencia es reducir el número, pues muchas sesiones pueden resultar onerosas.

Las sesiones son diarias, de lunes a viernes, y duran treinta minutos. Pero como digo, la tendencia mundial es acortar el período de tratamiento.Entoncesrealizamosmáspulsos por día para reducir el número de sesiones.

En casos de pacientes más refractarios y de síntomas más intensos yo suelo aplicar un máximo de 25 sesiones. Como mínimo intento que sean 20. Esto es un avance al lado de la consideración inicial de 25 a 30 sesiones.

En cuanto al costo, no es caro. Por falta de una adecuada regulación de la industria farmacéutica en el Perú, los costos de los medicamentos son bastante más elevados. Entonces la terapia representa un ahorro frente la adquisición permanente de medicamentos costosos.

Yo, personalmente, trato de cobrar lo mínimo posible. Soy la única persona con este equipo en el Perú. Por ello, siento una responsabilidad ética de cobrar lo menos posible para que la mayor cantidad de personas puedan beneficiarse de este método.

RBDS: De acuerdo al aspecto práctico de la terapia y su experiencia personal – ¿En qué circunstancias considera oportuno aplicar la técninca de estimulación magnética transcraneal (EMT) y en qué otras la estimulación magnética transcraneal repetitiva (EMTR)?

Dr. M. K.: Para trastornos psiquiátricos se emplea en todos los casos la estimulación repetitiva, mientras que para usos experimentales se utiliza la EMT. La repetitiva es exclusivamente para trato patológico.

RBDS: ¿Cómo percibe que evolucionará la terapia magnética transcraneal en un futuro cercano?

Dr. M. K.: Continuará la optimización a medida que se entienda mejor el mecanismo de acción. Se seguirán mejorando los protocolos y parámetros de estimulación para llegar también a zonas más profundas. Este método solo penetra, por el momento, tres centímetros por debajo del cráneo y se produce un cono magnético de cuatro centímetros en total.

Lo ideal sería llegar a estructuras más profundas. El cerebro tiene cien mil millones de neuronas. Cada una de ellas se conecta con otras diez mil. Entonces al estimular un área se están estimulando, a su vez e indirectamente, otras áreas del cerebro más profundas. Esto se debe a los circuitos neuronales y se puede demostrar con el estudio de neuroimágenes.

Esperamos lograr estimular de forma directa estas áreas localizadas en zonas más profundas y sin afectar otras más superficiales. La idea es que el proceso no sea intrusivo. Ese será el reto de los próximos años.

RBDS: Le agradecemos mucho Dr. Kabar por habernos recibido y por su excelente explicación sobre esta terapia tan innovadora e importante, que estamos seguros muchos de nuestros lectores con algún problema de salud querrán experimentar.

Dr. M. K.: Igualmente, le agradezco a la Revista Bien de Salud por esta entrevista.

 

 

Si deseas contactar con
el Dr. Michael Kabar para realizar una consulta o estás interesado en esta nueva terapia alternativa, puedes llamar al teléfono 446-6724 para separar una cita o asistir personalmente al Instituto de Neuroestimulación de Lima (INEL), cuya dirección es Ocharán 760, Miraflores. Su página web es: www.inelperu.com





Ver más artículos